UN NUEVO DESPERTAR

Featured

Tags

Noticias más, noticias menos, el caso es que estamos en días críticos para la humanidad, vale la pena comentar, tratar desde otro punto de vista sin academia, con las fuentes del acontecer diario, el objeto del análisis de casi 50 años de vinculación a la actualidad. Gracias. href=”https://andrespascual002.files.wordpress.com/2015/01/bachelet-y-raul.jpg”>bachelet y raul.

Advertisements

Joe Morgan aconseja a los votantes de BBWAA que no envíen a los usuarios de esteroides al Salón de la Fama

Tags

,

 

 

ADAM WELLS (traducido de Bleacher Report)
NOVIEMBRE 21, 2017

Joe Morgan, vicepresidente del Salón de la Fama del Béisbol Nacional, ha enviado una carta a los miembros de la Asociación de Escritores de Béisbol de América, instando a los votantes a no apoyar a los usuarios de esteroides.

En la carta, cortesía de Eric Fisher del Sports Business Journal, Morgan les dijo a los miembros del BBWAA que “los usuarios de esteroides no pertenecen” al Salón de la Fama y que “no se los debería aceptar” por tomar una sustancia ilegal.


@EricFisherSBJ
El vicepresidente de HOFer & @baseballhall, Joe Morgan, envía una carta a los votantes de BBWAA para que no apoyen a los usuarios de esteroides.
9:37 a.m. – 21 de noviembre de 2017
10 10 respuestas 31 31 retweets 43 43 Me gusta
Información y privacidad de Twitter Ads

Morgan reconoció “el problema complicado” de los jugadores que fueron nombrados en el Informe Mitchell, que han negado haber actuado mal, como conectados a los esteroides, diciendo que tiene fe en el juicio de los votantes y por quién voten es su decisión.

El lanzador del Salón de la Fama, Goose Gossage, le dijo a The Associated Press en el 2010 que, “a cualquier jugador que usara esteroides o drogas para mejorar el rendimiento se le debería prohibir la entrada al Salón de la Fama”.

Morgan fue elegido a Cooperstown en 1990, después de una carrera de 22 años, jugó para cinco equipos, fue 10 veces All-Star, ganó cinco Gold Glove Awards en la segunda base, dos NL MVP y dos títulos de la Serie Mundial con los Cincinnati Reds.

Morgan, de 74 años, ha sido miembro de la junta directiva del Salón Nacional de la Fama del Béisbol desde 1994.

Siglo y medio de acerbo cultural negro en el beisbol

Por Andrés Pascual

 Según David A. Denny, redactor del servicio noticioso de Washington, la rica historia de los afroamericanos en beisbol, data de casi 150 años, “como la mayoría de los estadounidenses, los negros fueron expuestos al beisbol por primera vez durante la Contienda Civil (1861-1865). Para miles de soldados, apunta, el juego era una forma entretenida de pasar el tiempo libre en los campamentos…”

“Al terminar la guerra, los ex soldados llevaron el juego a sus pueblos y ciudades en todo el país, donde arraigó y creció”, concluye Denny.

Fue en 1867 que se registra la primera participación de equipos negros cuando los Uniques de Brooklin, enfrentaron a los Excelsiors de Filadelfia. Ese año recibieron el primer rechazo de los blancos a su participación en el juego, preludio de lo que vendría después con forma de Barrera, a través del sucio “Pacto de Caballeros”, cuando la Asociación Nacional de Jugadores de Beisbol, primera liga organizada en este país, desechó la solicitud del club sepia Pythians de Filadelfia para formar parte del circuito.

Durante los 1880’s, algunos jugadores negros lograron actuar en equipos de blancos y la Liga Internacional aceptó, por poco tiempo, jugadores “afros” en sus clubes, según los historiadores, “como política de la liga”.

El caso es que en 1887 decidieron mantener a aquellos jugadores negros que tenían contratos, prohibiendo la admisión de más atletas de raza negra.

Según negroleaguebaseball.com, desde 1880, se formaron en el país más de 200 equipos independientes de negros que actuaban en toda la nación.

Para todas las fuentes, Andrew “Rube” Foster, un pitcher Hall of Famer que actuó varias temporadas en Cuba entre 1905 y 1915, ya ex lanzador en 1920, gerente y propietario del club Chicago American Giants, fundó la Liga Nacional Negra ese año.

Desde Washington, Raymond Doswell, conservador (curador) y Director de Educación del Museo de Ligas Negras del Beisbol en Kansas City, le dijo a Denny que el beisbol profesional negro significaba empleos y, utilizando a los Monarchs de Kansas City como ejemplo, afirmó: “en los vecindarios afroamericanos, especialmente cerca de los estadios de beisbol, los negocios florecían a través de tiendas de ropa, restaurantes o clubes de jazz…todas esas cosas se animaban cuando los Monarcas estaban en la ciudad”.

Si algo de importancia logró el beisbol entre los negros, fue erigirse en vehiculo soberbio de fusión cultural, según Doswell, los viajes les ofrecían a los jugadores negros la posibilidad de conocer Estados Unidos, Canadá, el Caribe hispano, Méjico y, en algún momento, Japón.

Para Doswell, incluso para muchos negros de la época, el beisbol sepia se describe como algo que “contrabalanceaba aspectos negativos de la era de la segregación”

Cuando Branch Rickey firmó a Jackie Robinson para los Royals de Montreal en 1945, no solo iniciaba el camino que conducía al derrumbe del Muro Racial, sino también el desplome de las Ligas Negras; porque, para evitar desventajas competitivas, otros equipos del Beisbol Organizado contrataron a jugadores negros como Willard Brown, Talúa Dandridge, Roy Campanella, Luke Easter, Monte Irving, Don Newcombe, Paige, Orestes Miñoso… política que continuaría después con la contratación de Willie Mays, Ernie Banks, Hank Aaron, Canena Màrquez, Clemente, Amorós, Rubén Gómez, Rafael Noble y cuanta estrella negra en embrión, americana o caribeña, apareciera en el firmamento.

No obstante, la desorganización de las Ligas Negras y la explotación a que sometían a aquellos jugadores los dueños SEPIAS, no le dejaron dudas a los negros en cuanto a qué hacer y, como “alma que llevaba al diablo”, abandonaron en estampida el beisbol independiente sin detenerse a pensar en la herencia negra que dejaban al garete.

Al incorporarse a los clubes del Beisbol Organizado lo mejor de los circuitos sepias, también se llevaban con ellos al fanático de su raza, que comenzaron a seguirlos en el Big Show, dejando huérfana del inquilino de las gradas a la Liga Nacional Negra, totalmente debilitada después de 1950.

Fue en la década de los 60’s que se desbandó el último equipo profesional negro sin ningún tipo de añoranza por el mismo: el Kansas City Monarcas.

La mayor influencia en el reconocimiento al pelotero negro que condujo a la aceptación de este por Cooperstown, está contenida en el discurso de agradecimiento por su exaltación, en 1966, de Ted Williams cuando dijo: “Espero que algún día Satchel Paige y Josh Gibson sean incorporados al Salón de la Fama como símbolos de aquellos jugadores que no están aquí, simplemente, porque no se les dio la oportunidad…”.

Las palabras del extraordinario artillero del Boston surtieron efecto y, en 1970, se creaba el Comité que, al año siguiente, eligió a Paige y, en 1972, a Gibson.

En lo adelante, durante 9 años, eligieron a un pelotero sepia anualmente, siendo 1976 especialísimo, al exaltar a uno que, además, era cubano: Martín Dihigo.

En el 2006 seleccionaron el más amplio grupo de jugadores y personalidades relacionadas con el juego de todos los tiempos, 17 de los circuitos negros, entre ellos, los cubanos Méndez y Torriente y, como propietario y ejecutivo, Alex Pompez, americano de padres cubanos.

Según dijo Jim Gates, director de la biblioteca de Cooperstown en el 2001, “nuestro objetivo es asegurarnos de que cada estadounidense sepa que, cuando la sociedad estuvo segregada, también lo estuvo el beisbol y todos estos pasos se dan para recordar una parte olvidada de la historia de este país”.

SIGLO Y MEDIO DE ACERBO CULTURAL NEGRO EN BEISBOL

Por Andrés Pascual

 Según David A. Denny, redactor del servicio noticioso de Washington, la rica historia de los afroamericanos en beisbol, data de casi 150 años, “como la mayoría de los estadounidenses, los negros fueron expuestos al beisbol por primera vez durante la Contienda Civil (1861-1865). Para miles de soldados, apunta, el juego era una forma entretenida de pasar el tiempo libre en los campamentos…”

“Al terminar la guerra, los ex soldados llevaron el juego a sus pueblos y ciudades en todo el país, donde arraigó y creció”, concluye Denny.


Fue en 1867 que se registra la primera participación de equipos negros cuando los Uniques de Brooklin, enfrentaron a los Excelsiors de Filadelfia. Ese año recibieron el primer rechazo de los blancos a su participación en el juego, preludio de lo que vendría después con forma de Barrera, a través del sucio “Pacto de Caballeros”, cuando la Asociación Nacional de Jugadores de Beisbol, primera liga organizada en este país, desechó la solicitud del club sepia Pythians de Filadelfia para formar parte del circuito.

Durante los 1880’s, algunos jugadores negros lograron actuar en equipos de blancos y la Liga Internacional aceptó, por poco tiempo, jugadores “afros” en sus clubes, según los historiadores, “como política de la liga”.

El caso es que en 1887 decidieron mantener a aquellos jugadores negros que tenían contratos, prohibiendo la admisión de más atletas de raza negra.

Según negroleaguebaseball.com, desde 1880, se formaron en el país más de 200 equipos independientes de negros que actuaban en toda la nación.

Para todas las fuentes, Andrew “Rube” Foster, un pitcher Hall of Famer que actuó varias temporadas en Cuba entre 1905 y 1915, ya ex lanzador en 1920, gerente y propietario del club Chicago American Giants, fundó la Liga Nacional Negra ese año.

Desde Washington, Raymond Doswell, conservador (curador) y Director de Educación del Museo de Ligas Negras del Beisbol en Kansas City, le dijo a Denny que el beisbol profesional negro significaba empleos y, utilizando a los Monarchs de Kansas City como ejemplo, afirmó: “en los vecindarios afroamericanos, especialmente cerca de los estadios de beisbol, los negocios florecían a través de tiendas de ropa, restaurantes o clubes de jazz…todas esas cosas se animaban cuando los Monarcas estaban en la ciudad”.

Si algo de importancia logró el beisbol entre los negros, fue erigirse en vehiculo soberbio de fusión cultural, según Doswell, los viajes les ofrecían a los jugadores negros la posibilidad de conocer Estados Unidos, Canadá, el Caribe hispano, Méjico y, en algún momento, Japón.


Para Doswell, incluso para muchos negros de la época, el beisbol sepia se describe como algo que “contrabalanceaba aspectos negativos de la era de la segregación”

Cuando Branch Rickey firmó a Jackie Robinson para los Royals de Montreal en 1945, no solo iniciaba el camino que conducía al derrumbe del Muro Racial, sino también el desplome de las Ligas Negras; porque, para evitar desventajas competitivas, otros equipos del Beisbol Organizado contrataron a jugadores negros como Willard Brown, Talúa Dandridge, Roy Campanella, Luke Easter, Monte Irving, Don Newcombe, Paige, Orestes Miñoso… política que continuaría después con la contratación de Willie Mays, Ernie Banks, Hank Aaron, Canena Màrquez, Clemente, Amorós, Rubén Gómez, Rafael Noble y cuanta estrella negra en embrión, americana o caribeña, apareciera en el firmamento.

No obstante, la desorganización de las Ligas Negras y la explotación a que sometían a aquellos jugadores los dueños SEPIAS, no le dejaron dudas a los negros en cuanto a qué hacer y, como “alma que llevaba al diablo”, abandonaron en estampida el beisbol independiente sin detenerse a pensar en la herencia negra que dejaban al garete.

Al incorporarse a los clubes del Beisbol Organizado lo mejor de los circuitos sepias, también se llevaban con ellos al fanático de su raza, que comenzaron a seguirlos en el Big Show, dejando huérfana del inquilino de las gradas a la Liga Nacional Negra, totalmente debilitada después de 1950.

Fue en la década de los 60’s que se desbandó el último equipo profesional negro sin ningún tipo de añoranza por el mismo: el Kansas City Monarcas.

La mayor influencia en el reconocimiento al pelotero negro que condujo a la aceptación de este por Cooperstown, está contenida en el discurso de agradecimiento por su exaltación, en 1966, de Ted Williams cuando dijo: “Espero que algún día Satchel Paige y Josh Gibson sean incorporados al Salón de la Fama como símbolos de aquellos jugadores que no están aquí, simplemente, porque no se les dio la oportunidad…”.

Las palabras del extraordinario artillero del Boston surtieron efecto y, en 1970, se creaba el Comité que, al año siguiente, eligió a Paige y, en 1972, a Gibson.

En lo adelante, durante 9 años, eligieron a un pelotero sepia anualmente, siendo 1976 especialísimo, al exaltar a uno que, además, era cubano: Martín Dihigo.

En el 2006 seleccionaron el más amplio grupo de jugadores y personalidades relacionadas con el juego de todos los tiempos, 17 de los circuitos negros, entre ellos, los cubanos Méndez y Torriente y, como propietario y ejecutivo, Alex Pompez, americano de padres cubanos.

Según dijo Jim Gates, director de la biblioteca de Cooperstown en el 2001, “nuestro objetivo es asegurarnos de que cada estadounidense sepa que, cuando la sociedad estuvo segregada, también lo estuvo el beisbol y todos estos pasos se dan para recordar una parte olvidada de la historia de este país”.

Dusty Baker no regresará como gerente de los Nacionales

Tags

, ,

 

USA TODAY Sports Publicado 12:18 p.m

Dusty Baker no volverá para dirigir a los Nacionales de Washington en 2018, anunció el EQUIPO el viernes, movida sorprendente de un club que ganó 97 juegos y campeonatos de división consecutivos.

Baker pasó dos temporadas como mánager de Washington y ganó dos títulos consecutivos de la División Este de la Liga Nacional, pero los Nacionales fueron eliminados en la serie divisional en ambos años.

Los Nacionales fueron 192-132 bajo Baker, ganando 97 juegos en 2017. El contrato de Baker expiró después de la temporada 2017.

Bryce Harper es agente libre después de la temporada 2018, por lo que la organización buscará aprovechar al máximo lo que podría ser su último año con el club.

La familia Lerner, propietaria de los Nacionales, calificó el despido de Baker como “una decisión increíblemente difícil”.

“Aunque finalmente esta no era nuestra temporada, seguimos consagrados a esa causa”, dijo en un comunicado emitido por el club. “En la búsqueda de ese objetivo, hemos decidido hacer un cambio en el liderazgo y comenzar el proceso de encontrar un nuevo gerente. Esta fue una decisión increíblemente difícil para nosotros”.

“Dusty Baker llevó al equipo a los primeros títulos divisionales consecutivos en nuestra historia y representó a nuestro club con clase dentro y fuera del campo. Es uno de los verdaderos caballeros en nuestro deporte, y le agradecemos por los éxitos que disfrutamos juntos en los últimos dos años. Le deseamos todo lo mejor en el futuro “.

El reemplazo de Baker será el cuarto de un gerente del club desde 2013.

Baker disfrutó de una relación aparentemente fuerte con los jugadores, que a menudo lo respaldaban públicamente. A raíz de su 9-8, derrota que terminó en la temporada ante los Cachorros de Chicago en el Juego 5 de la NLDS, varios jugadores aplazaron cuando se les preguntó si respaldarían el regreso de Baker.

“Creo que es una decisión tomada desde arriba”, dijo Harper en sus comentarios públicos finales. “No quiero comentar eso realmente”.

“No es mi trabajo”, dijo el campocorto Trea Turner cuando se le preguntó sobre el estado de Baker en 2018.

Cuando se le preguntó sobre el asunto, Turner dijo: “Me encantaría tenerlo de vuelta. Ganamos 95 juegos el año pasado, 97 este año, pero ese no es mi trabajo”.

El gerente general Mike Rizzo estaba programado para dirigirse a los medios en una conferencia telefónica por la tarde.

Es posible que el mandato de Baker haya cambiado durante el NLDS, cuando el club anunció que el dominante Stephen Strasburg no iniciaría el Juego 4 contra los Cachorros, a pesar de una suspensión que permitió a Strasburg lanzar en el descanso regular. Baker anunció que Strasburg estaba “bajo el clima”, y la confusión se produjo cuando Strasburg lanzó una sesión en el bullpen que podría haberle impedido comenzar el Juego 4.

Una pesadilla de 12 horas de relaciones públicas se produjo antes de que Strasburg, sintiéndose mejor, le dijo a Baker y al coach de pitcheo Mike Maddux que podía lanzar el Juego 4 y procedió a vencer a los Cachorros, forzando el decisivo Juego 5.